Los contenidos y puntos de vista publicados en este espacio son los de los autores, y no reflejan necesariamente los del Comité de Redacción de Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana o los de FILACP o SECPRE.

Asociación Española de Quemaduras y Traumatismo Eléctrico (AEQUE)

Publicado el

0008

Dr. José Ramón MARTÍNEZ-MÉNDEZ
Presidente de la AEQUE
Jefe de Sección, Servicio de Cirugía Plástica y Quemados,
Hospital Universitario “La Paz”, Madrid, España

Desde sus orígenes, la Cirugía Plástica ha estado en el núcleo del tratamiento del paciente quemado, siendo una de las patologías de mayor relevancia de nuestra especialidad. Muchos de los avances de los que hoy disponemos en Cirugía Plástica surgieron desde el mundo del quemado para ser exportados al resto de la especialidad, al tiempo que muchas de las innovaciones en Cirugía Plástica se han incorporado al tratamiento de esta patología, que es esencialmente quirúrgica. La relación entre la Cirugía Plástica y los quemados ha sido y es tan íntima que no se concibe el tratamiento de las quemaduras sin la presencia de un cirujano plástico. En nuestro país, España, la continua lucha desde la Comisión Nacional de la Especialidad, así como desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) para mantener la presencia de esta patología en nuestro plan de formación y su relevancia en los congresos nacionales, son sin duda una de las bases para que la difusión del conocimiento sobre las quemaduras, así como la formación continuada de nuestros especialistas y residentes, esté en constante desarrollo y mejora.

Sin embargo, la creciente especialización dentro de nuestra especialidad así como el desarrollo de nuevas tecnologías y el avance en el conocimiento médico, han llevado a la incorporación en las Unidades de Quemados de especialistas de otras disciplinas que colaboran en el tratamiento de esta patología, sumando sus conocimientos al eje central de Cirugía Plástica para aumentar la supervivencia del paciente, por un lado, y por otro para obtener los mejores resultados estéticos y funcionales para nuestros paciente.Así, nuestras unidades se han convertido en centros de trabajo multidisciplinar en las que conviven especialidades médicas como Medicina Intensiva, Anestesiología, Rehabilitación, Psiquiatría, Oftalmología, Endocrinología y Nutrición, Medicina Interna... y profesionales del mundo de la Psicología, Enfermería, Fisioterapia, Terapia Ocupacional y de la Medicina Extrahospitalaria, cuya aportación a día de hoy es imprescindible para alcanzar los objetivos de excelencia que nos marcamos. Esta relación entre especialidades es imprescindible, hasta tal punto que, por ejemplo en España, para la acreditación como Centro, Servicio o Unidad del Sistema Nacional de Salud, los conocidos como CSUR, es necesario que concurran todos estos profesionales, asegurando así los estándares de calidad para ser validados por el Ministerio de Sanidad Español.

En esta línea de trabajo multidisciplinar se construyó la Asociación Española de Quemaduras y Traumatismo Eléctrico (AEQUE), respetando en cierta manera la estructura de otras sociedades hermanas en otros países, y en consonancia con la European Burn Association (EBA). La mecha de esta asociación surgió en diferentes congresos y reuniones en los que con el tópico del Paciente Quemado, se agruparon diferentes profesionales que buscaban mejorar su atención. Fue este acicate el que nos llevó a refundar la Asociación Española de Quemaduras, que ya estuvo presente en el mundo de la Cirugía Plástica años atrás, pero ahora intentando abrirla a todos los profesionales implicados como ocurre en el resto de Europa. Intentar aunar esfuerzos y conseguir que la asociación reúna a todos los especialistas teniendo como eje central a la Cirugía Plástica ha sido un trabajo arduo, lleno de burocracia, trámites legales, escollos y dificultades de todo tipo. Sin embargo, gracias al trabajo incansable y al enorme compromiso de los miembros fundadores, en su mayoría cirujanos plásticos de las diferentes unidades de quemados de nuestro país, hemos conseguido que la AEQUE arranque de nuevo. Su camino no ha hecho más que empezar.

La semilla de la asociación surgió de un grupo de profesionales encabezados por todos los Jefes de Unidad de los diferentes centros nacionales de referencia para esta patología. Concurrió con la presencia, en cada uno de estos centros, de profesionales con gran trayectoria y experiencia a la que se han sumado nuevos especialistas jóvenes con una enorme inquietud por aportar y hacer crecer el interés por nuestros pacientes quemados. El objetivo no fue otro que el de aunar esta importantísima trayectoria nacional e internacional de las unidades de referencia españolas, junto con la ambición de dar continuidad a ese conocimiento y permitir su integración en las redes europeas e internacionales de esta patología. Sin duda, en ese papel de futuro, el cirujano plástico debe seguir siendo el eje central como coordinador de la atención y brazo ejecutor del tratamiento. Sin embargo son muchos los profesionales que participan en el tratamiento de las quemaduras y de alguna forma deben estar representados en una asociación que no busca nada más que la mejora en la difusión de la información y la mejora continua de los profesionales que se encargan de tratar esta patología. Ese objetivo integrador es el germen de nuestra asociación.

La integración que caracteriza a la AEQUE no sólo está en relación con los profesionales que atienden a los pacientes en forma extrahospitalaria o en las unidades de quemados, sino que también está dirigida a la relación de nuestra sociedad con las sociedades hermanas internacionales. En Europa, es necesaria la integración de esta sociedad con la EBA puesto que es la que aúna todas las sociedades nacionales de quemaduras. Hasta el año pasado no existía en nuestro país esa sociedad nacional de quemados que reuniera las diferentes especialidades relacionadas con el tratamiento de estos pacientes, con una estructura similar a la que existe en los diferentes países de nuestro entorno. Sin duda el nacimiento de la AEQUE lleva consigo la necesidad de trabajar para reforzar la presencia de nuestro país en la sociedad europea. El enorme trabajo y esfuerzo desarrollado por la Unidad de Quemados del hospital de Vall d’Hebron (Barcelona, España) para poder ser la sede del congreso de la EBA para 2017, debe llevar consigo un gran compromiso del resto de las unidades nacionales y de la AEQUE para ayudar a que este congreso sea un éxito, como seguro que así será.

Pero no sólo miramos hacia Europa, sino que la AEQUE se integró en la Federación Latinoamericana de Quemaduras (FELAQ), de incuestionable prestigio internacional. Sin duda se trató de un hecho histórico, un momento de enorme trascendencia para el mundo del paciente quemado en nuestro país. Esta relación surgió en el pasado congreso de la EBA en Hannover, donde el Presidente saliente de la FELAQ, el Dr. Miranda, y la Presidenta Electa, la Dra. Serra, junto con los miembros fundadores de la AEQUE firmaron el documento de incorporación por el cual nuestra asociación pasa a formar parte de la comunidad FELAQ. Fruto de ese acuerdo, La Dra. Pérez del Caz y el Dr. Monclús representaron a nuestra asociación en el Congreso de la FELAQ celebrado en Salvador de Bahía, Brasil, en 2016.

Y por último, no debemos olvidar que la AEQUE nace desde la Cirugía Plástica, por lo que debemos garantizar y trabajar para que los cirujanos plásticos pertenezcan a ella, luchen y trabajen para que el paciente quemado siga siendo un paciente quirúrgico en el que el cirujano plástico siga siendo el profesional de referencia. Para ello, la coordinación nacional con la SECPRE debe ser completa, con una relación estrecha que permita que el conocimiento sobre nuestra patología crezca y siga formando parte esencial e inherente de nuestra especialidad.